Conocemos Riglos, y la Hoya de Huesca, y terminamos en las Bardenas

Esta vez, venimos con otra aventura, conociendo la parte noroeste de Aragon, y parte de Navarra.

 

El viaje, lo comenzamos en las Peñas de Riglos, situada a 45 km al noroeste de la ciudad de Huesca, en la carretera A-132 entre Ayerbe y Murillo de Gállego. Un pintoresco caserío irrumpe en el paisaje sobre la margen izquierda del Gállego bajo unas formaciones geológicas de impresionante tamaño, con paredes de hasta 300 m de alto, denominadas Mallos de Riglos. Llegamos a la noche, y no tuvimos ningún problema para aparcar, ya que este pueblo, tiene tres parkings en los que se puede pernoctar contemplando los Mallos de Riglos. Nosotros, aparcamos en el parking que esta justo a la entrada del pueblo, dentro del pueblo, hay otro, y luego esta el que a nosotros nos gusto más. Es el aparcamiento de el centro de interpretación de aves, esta antes de entrar al pueblo a la derecha, y al estar en un alto, tiene unas vistas estupendas.

El pueblo es muy pequeño, pero con muchas rutas para hacer, a parte de poder escalar los mallos. Nosotros, como no somos escaladores, y menos de ese nivel, hicimos una vuelta circular alrededor de los mallos, de unas 2h 15´de duración y con un desnivel de 320m.  Empiezas desde el panel que esta en el aparcamiento del pueblo, y vas siguiendo las marcas, esta muy bien marcado. Y sino, preguntar en el albergue  que hay justo a la entrada del pueblo, que os ayudaran encantados, ademas de ofreceros un montón de actividades alrededor.

IMG_20190316_102826.jpg

Se recomienda llevar agua, ya que en toda la vuelta no hay ninguna fuente, y si llevamos algo para picar, en la parte mas alta hay un buen sitio para descansar y hacer un buen almuerzo. Y las vistas son muy hermosas.

Después de pasar la mañana al rededor de estos peñascos,  y con un sol que calentaba muchísimo, nos dirigimos al parquing antes mencionado, el que esta al lado del mirador de aves. Ahí esta también, el cementerio, que es el que nos dio una maravillosa sombra, y comimos con los Riglos de escaparate. 

Con intención de seguir conociendo los alrededores, nos acercamos hasta Ayerbe, la verdad es que no callejeamos demasiado, ya que fuimos a la oficina de turismo, y nos llamaron la atención otras cosas para ver, y teníamos que pensar en movernos, antes de que oscureciera. Pero si es verdad, que en este pueblo, nos topamos con una tiendita curiosa, y apropiada para los amantes de setas.

En casa Ubieto te puedes encontrar todo lo que necesitas para una salida micológica, libros, trufas, setas deshidratadas, harinas de diferentes setas y hongos…. Una maravilla para los aficionados a recoger y degustar estas cosas. Después de que se nos cayera la baba con varias cosas(sobre todo con las trufas que enseño la dueña, a los niños) y habiendo picado en comprar otras cosillas, salimos de allí, antes de calentarnos a comprar mas.

Como he dicho, en la oficina de turismo, nos hablaron de varios lugares, entre ellos, el castillo de Loarre, que encima, era un sitio en que esta permitida la pernocta. Y así hicimos, nos dirigimos hacia el castillo, El castillo de Loarre o castillo abadía de Loarre es un castillo románico situado en la localidad del mismo nombre, desde su posición se tiene un control sobre toda la llanura de la Hoya de Huesca. Fue construido en el siglo XI y presenta un buen estado de conservación, lo que hace que sea uno de los mejores ejemplos de arquitectura militar y civil del románico de España. El castillo se asienta sobre un promontorio de roca caliza que utiliza como cimientos.  El horario de visita del castillo es de 10:00 a 19.00, y se puede visitar por tu cuenta, o en una de las visitas guiadas que organizan durante el día. Las tarifas dependen del tipo de visita, nosotros pagamos 14 euros los cuatro(adultos 4 euros, y niños mayores de 6 años, 3 euros) y con visita guiada creo que salia 1,5 mas cada un@.

La verdad es que cuando llegamos, acababan de cerrar, y en el parquing, aunque se pueda pernoctar, hacia bastante fresco, y el suelo no estaba muy nivelado, fue por eso, que decidimos bajar al pueblo, Loarre.  Aquí, aparcamos la furgo en una campa que hay a la entrada del pueblo a la derecha, y nos fuimos a dar una vueltita por el pueblo. Es un pueblo pequeño, pero bonito, y aunque no tenga gran cosa esta bien callejear un poco, o ir al parque que hay al lado del río, y ver el lavadero. Después de dar la vuelta, decidimos que esa campa iba a ser nuestro hotel esa noche.

Ya a la mañana, volvimos a subir al castillo, y lo pudimos visitar, una visita que merece la pena, ya que este castillo, conserva muy bien la arquitectura original. 

Un vez pasada la mañana, nos quedaba otra maravilla por conocer, el Santuario de la virgen de la Peña ( Aniés).  En el pueblo de Aniés, a escasos 9 km de Loarre, se encuentra el poco conocido pero más singular santuario rupestre del Alto Aragón. Ubicado literalmente sobre buitreras y camuflado entre paredes rocosas, el templo está formado por un conjunto de edificaciones, alrededor de la preciosa iglesia románica del siglo XIII que, tras las reformas de los siglos XVII y XVIII, es actualmente una sorpresa barroca. Para ir al santuario tienes tres opciones, la primera es ir desde el CASTILLO DE LOARRE a la VIRGEN DE LA PEÑA (sendero)
Junto al centro de visitantes se inicia el sendero que, al estar ese punto y el santuario a la misma cota, no presenta otra dificultad que la hora y media que se tarda en recorrerlo, llegando a la iglesia por su parte superior. Otra es ir en coche hasta el pueblo, una vez en el pueblo, divisando ya la pared de la sierra donde se enclava el santuario, se tienen dos opciones:
1.- Llegar hasta el santuario caminando, Aparcando el coche, al lado de un estanque, cogiendo el sendero indicado que sube al santuario a través de la colina que separa el pueblo del risco y que luego asciende por la roca. Nosotros a ritmo pausado tardamos aprox 1 hora y media. 
2.- Seguir en vehículo la pista de tierra y baches durante 3 kms, hasta el fin de la misma, y subir el tramo de senda que queda hasta el templo, que son unos 20 minutos.  

La pena es, que cuando llegamos nosotros, estaba el santuario cerrado, solo lo pudimos ver desde fuera, a si y todo, merece la visita, ya que es muy curioso ver como esta integrado en la roca.

Desde aquí, al igual que desde el castillo, se puede disfrutar de las vistas, de toda la llanura. Que es lo que hicimos mientras comíamos algo en las mesas que hay antes del ultimo tramo, y que encima tiene fuente, para reponer las cantimploras.

Como ya estamos en el ecuador de nuestro fin de semana largo, empezamos a subir para la parte de navarra, y acercarnos para casa, la verdad, es que no teníamos pensado ir, pero nos caía de paso hacia las Bardenas, y aterrizamos en el pueblo, Uncastillo. MENUDO DESCUBRIMIENTO!!! 

Uncastillo (Uncastiello en aragonés) es un municipio español de la provincia de Zaragoza perteneciente a la comarca de las Cinco Villas y al partido judicial de Ejea de los Caballeros, comunidad autónoma de Aragón. En 1966 fue declarada Conjunto Histórico-Artístico y alberga uno de los más importantes conjuntos monumentales de Aragón. Es un pueblo de unos 600 habitantes, en el que destaca la construcción en circulo al rededor de un castillo, al mismo tiempo que nos sorprende la cantidad de iglesias que hay, unas seis o siete.  En Uncastillo, hay un área al lado de las piscinas y el campo de fútbol. Es un área gratuita, con suelo llano, y con los servicios de vaciado. La verdad, que para el verano, esta al lado de las piscinas para poder darse un baño, pero el área no tiene nada de sombra. no tiene WC, pero si alguien necesitara, a 100 metros están los vestuarios del campo de fútbol, y cuando estuvimos, los WC estaban abiertos. El acceso a esta parte del pueblo, se hace a través de un puente bastante estrecho y sin mucha opción de maniobra para los vehículos un poco mas grandes, por ello, han habilitado el acceso, por un tramo en el que pasa el río(sin mucha afluencia de agua). 

IMG_20190318_102955.jpg
Vistas desde area

En este pueblo, al dar una vuelta (o mas de una, ya que como es circular, a veces no estabamos seguros de por donde andabamos), nos encontramos con el albergue Uncastillo , en el que cenamos unas raciones riquisimas, y unos postres deliciosos, todo casero, como nos gusta.

Encima, la propietaria nos dio un trato excelente, tanto que estuvimos como en casa. Ademas, nos aconsejo un par de sitios para visitar, que resultaron preciosos. Nos aconsejo ir a las pozas de Pigalo, en Luesia. La verdad que el camino no es muy bueno, ya que hay que hacer unos cuantos kilómetros por carretera de gravilla, pero el sitio merece la pena. Ahora, como no hace calor, no había nadie, pero en verano, estará mas lleno, ya que es un buen sitio de refresco, con una gran campa para poder pasar el día, y ademas, hay un camping

Aunque estaba helada, ¡¡alguno ya se atrevió a meter las piernas, hasta que les llego el agua por encima de las rodillas!!

Con la circulación bien activada, cogimos la carretera hacia nuestro ultimo destino, Las Bardenas, en Nafarroa.

IMG_20190318_173910.jpg
smartcapture

Las Bardenas Reales, se situan en el SE de Navarra, en el centro de la depresión del Valle del Ebro, con una superficie de 41.845 hectáreas. Sus ejes máximos son de 45 Km en dirección Norte-Sur y de 24 Km en dirección Este-Oeste. Limita con un total de trece municipios navarros y por el Este con la Comunidad Autónoma de Aragón. Sus altitudes oscilan entre los 280 y los 659 metros s.n.m.

La verdad que es un paraje impresionante, donde puedes conocerlo dando unos paseos a pie, o bien conocerlo desde el coche. Para asesorarnos, tenemos el centro de información de las Bardenas Reales que se encuentra en Arguedas. 

Nosotros pasamos la noche en el área de este pueblo, Arguedas, en el cual puedes encontrar los servicios de vaciado. El área esta muy bien, a unos 10 minutos andando desde el centro, y la verdad que parece que tiene éxito, ya que poco mas tarde de llegar nosotros, sobre las 19.30, se empezó a llenar, y la gente tuvo que irse. Es verdad que la zona esta bien, ya que cerca esta el parque de Sendaviva, y también esta permitido pernoctar en el parquing, solo que no dispone de servicios.  Nosotros, esta vez, elegimos la opción del área, ya que en el otro lado hacia mucho viento. ademas, al lado del área están las antiguas casas cueva, que ya estan inhabilitadas pero queda la esencia de lo que eran.

Este ha sido nuestro viaje, espero, que os haya gustado, y os sirva para algo. ¡¡¡Hasta la próxima, y muchos kilómetros!!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.